Presentación

Lic. Dora Beatriz Pinelo Navarro, M.A.

Directora del Consultorio Psicoterapéutico

Currículo Vitae

– Título en Provisión Nacional de Psicólogo. La Paz, Bolivia.

Licenciada en Psicología Universidad Católica Boliviana. La Paz, Bolivia.

– Egreso del Programa Académico de Psicología, Universidad Femenina del Sagrado Corazón. Lima, Perú.

Maestría en psicología, Catholic University of America. Washington, D.C. Fulbright Scholarship, 1991.

– Tenure profesional en NCADI (National Clearinghouse for Alcohol and Drug Information) Washington. D.C.

Directora Clínica Bilingüe. Psicoterapeuta individual de familia y grupal. Phoenix, Arizona.

– Treinta y ocho años de experiencia en Psicología Clínica/Psicoterapia La Paz, Bolivia.

– Veintitrés años de ejercicio en docencia universitaria. Áreas: Investigación y Clínica. Carrera de Psicología. Universidad Mayor de San Andrés.

¿QUÉ ES LA PSICOTERAPIA?

Hasta ahora prevalece la falsa creencia de que solamente los “enfermos mentales” recurren a la psicoterapia, lo que muchas veces evita el tratamiento efectivo de problemas psicológicos al que una persona se enfrenta individualmente o como familia. En realidad – dadas las características de la sociedad en el contexto actual – podría estar afectada la vida personal, familiar, e incluso laboral por las posibles complicaciones psicológicas que acechan actualmente. El COVID-19, que afecta a todo nuestra sociedad, tiene consecuencias psicosociales, y ante una situación de pandemia es común que las personas se sientan, al menos, estresadas y preocupadas. En este sentido, a veces se está más vulnerable, sin poder eliminar errores y sin lograr reflexionar sobre los propios comportamientos, a los que sólo se accede con una persona objetiva, en este caso un profesional en psicología.

La psicoterapia es la exploración de los recursos psicológicos individuales, de pareja y familiares que son útiles para hacer frente a trastornos y problemas mediante la construcción –  entre otros recursos psicológicos –  de las facultades necesarias para enfrentar los diversos problemas de la vida cotidiana. El enfoque psicoterapéutico permite modificar los comportamientos, pensamientos y sentimientos que contribuyen a que un problema subsista, gracias a la alianza que se forma entre paciente y psicoterapeuta. El logro de un proceso psicoterapéutico posibilita la construcción de un ser humano libre, responsable consigo mismo y con los demás.